Restaurante en Almería La Umbría

Cocina típica a los pies del paraje natural de la Sierra de María. Salón-comedor y terraza

Situada en la falda de la Sierra María (2.045 m), en su cara Norte. La Villa está situada a unos 1.200 m. altitud. La superficie de su término Municipal es de aprox. 221,4 Km. cuadrados ( representa el 19,3% de la superficie de la Comarca).

Impresionan la blancura de su población y la cantidad de pinares que le rodean, con magníficas panorámicas conforme ascendemos hacia la Sierra ( la Ermita de la Virgen de la cabeza se encuentra a unos 2 Kms de ascenso hacía la umbría de la Sierra). El templo parroquial es el más antiguo de la Comarca (ver más abajo).

El clima es frío y seco en invierno, con temperaturas suaves en verano, soportando el cultivo de cereales, almendros y algunos olivos. Ganado lanar y porcino.

Ofrece al visitante bellas panorámicas de montaña, finas aguas serranas (como las de la Piza, Alamicos...) excelentes cotos de caza (perdices, liebres, conejos, jabalíes...) unos embutidos de fabricación artesana únicos así como el mejor jamón de la región, curado en el mejor aire y clima para ello.

Es la zona menos árida de la Comarca. Su altura (dándose zonas cultivables en los 1.500 m) y sus condiciones climáticas propiciaron que sus asentamientos fuesen menos numerosos que en el resto de la Comarca, pero no menos antiguos.

Desde el Paleolítico y Neolítico, pasando por los distintos períodos y culturas, encontramos de todos ellos vestigios de su presencia en María. Hasta comienzos del s. XVII no se constituye como Municipio independiente. La cabecera del Río Caramel-Alcaide fue el lugar de los primeros asentamientos, dentro del casco urbano, el barrio musulmán se centraba en torno al cerro de Santa Quiteria; posteriormente el casco fue ampliándose en torno a dos núcleos: el concejo y el templo parroquial, posteriormente se unirían con el Barrio de los Hornos de vidrio.

Ello, unido a la rápida instauración de una cada vez más creciente y potente actividad en las industrias cárnicas (son ya famosísimos, y de reconocido prestigio, sus embutidos y jamones de María, como ya hemos explicado) , además de sus instalaciones turísticas (Zona Recreativa de la Piza, Camping...Albergue..) en pleno Parque Natural, así como el carácter acogedor de sus habitantes, hacen de esta villa, un enclave privilegiado con una enorme proyección de futuro.

El Turismo de interior, viene encontrando en María el lugar idóneo para pasar esas vacaciones y/o ese fin de semana en pleno contacto con la Naturaleza y recobrar las energías necesarias para el devenir diario.

Uno de los elementos mas importantes de la region es la Virgen de la Cabea y la Ermita. que Ubicada en la umbria de la Sierra de María, a más de 1400 m. de altura, en uno de los parajes más bellos de toda la Comarca, donde según dice la tradición, la Virgen se le apareció a un pastor. Construída hacia 1614. La romería, el último domingo de Abril, está cargada de enorme devoción hacia la Virgen de la Cabeza. Hasta el s. XIX se celebraron representaciones de moros y cristianos.
El propio Marqués de los Vélez hizo otorgamiento de tierras en el mismo paraje, para que de sus frutos, se fuese manteniendo y completando la ermita. El Capitán de los tercios españoles Miguel Sánchez Palomera, hizo testamento legando a la ermita un cáliz de plata con su patena.

Poco después, un hijo del pueblo: D. Andrés Gómez Guijarro (nacido en 1607), enrolado en los tercios, adquirió enorme fama en la lucha contra los turcos; a los 45 años regresa convertido en Maese de Campo y dona el Pendón, adquirido por sus méritos de guerra, a la ermita de la Virgen de la Cabeza. estando junto a la Virgen hasta 1845, fecha en que pasa al Museo de la Catedral de Almería con la leyenda: " esta bandera la ganó Don Andrés Gómez Guijarro natural de la villa de María, siendo Maese de Campo en servicio de nuestro Rey señor Don Phelipe Quarto, hecho que se tubo en la mar con los Barvaros Otomanos- año 1652..

El arraigo y fervor popular que sobre la Virgen de la Cabeza existe, hace que todos los últimos domingos de Abril (desde 1787) sus muros se queden pequeños para albergar a tantas y tantas personas que se dan cita para asistir a la santa Misa en su honor, teniendo que celebrar ésta, a veces al aire libre..

 
EspañolEnglish